Mónica y Jaime : Una historia de amor y emprendimiento

Mónica y Jaime son pareja hace 18 años y comparten algo más que una familia. Ambos son emprendedores de Fondo Esperanza y hace alrededor de dos años dan vida al almacén “Yaveh Shammah”. Un negocio que mezcla abarrotes, fotocopias y sobre todo mucho amor.

El símil de una separación amorosa en el ámbito de los negocios puede ser una quiebra y cualquier emprendedor sabe lo difícil que es sobreponerse a una. Y bueno, un ser humano enamorado también sabe lo complicado que es levantarse luego de problemas del corazón.

Hace veinte años Jaime se encontraba en uno de esos complejos momentos cuando conoció a Mónica. El destino quiso que ella también afrontara el término de una relación y la vida los unió. Después de dos décadas pueden decir que han formado una linda familia y ahora van de la mano en el camino del emprendimiento y la superación.

“Yaveh Shammah”

Una indemnización laboral obtenida por Juan fue el puntapié inicial que los llevó a decidirse a abrir su negocio. Mónica se haría cargo de atender el incipiente almacén, mientras que Jaime mantendría su trabajo como chofer de ambulancias.

Sin embargo, el establecimiento bautizado como “Yaveh Shammah” –“Dios está contigo” en hebreo- necesitaba de un empujón que lo ayudará a consolidarse dentro del sector. Ella había escuchado hablar de Fondo Esperanza (FE) y junto a su pareja decidieron ser los gestores del Banco Comunal “Los Pioneros Emprendedores” de Puente Alto.

Con el dinero obtenido con el microcrédito de FE Mónica pudo comprar productos para abastecer su almacén y Jaime pudo retomar un abandonado negocio de fotocopias que había comenzado un par de años atrás y que ahora tiene instalado en el local de su mujer.

¿Cómo es trabajar con la pareja todos los días? Él dice que “es lo mejor que me pudo pasar, ya que tengo la oportunidad de verla mucho más tiempo todos los días” “Hay personas que dicen que no es bueno trabajar junto a su pareja. Yo creo todo lo contrario, puesto que soy feliz estando con ella”, agrega.

Por su parte, Mónica afirma que Jaime es su complemento en el amor y también en su negocio. “Cuando hay que utilizar la fuerza para mover cosas él me ayuda”.

Si bien ambos ya decidieron compartir sus vidas juntos, también tomaron la opción de continuar el camino del emprendimiento. “Ahora tenemos el proyecto de comprarnos un taxi para ampliar nuestro rubro. La idea es que Jaime sea el chofer y luego, si nos va bien, armar una mini flota que nos permita vivir más tranquilos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s